La pérdida auditiva significa que usted ha perdido la capacidad de escuchar ciertos sonidos. Tal vez ya no pueda oír tonos agudos, como las voces de mujeres o niños. O tal vez no pueda elegir una sola voz si hay mucha conversación en segundo plano.

A veces la pérdida auditiva es temporal, como un zumbido en los oídos después de un concierto ruidoso. La mayoría de las veces es permanente porque los mecanismos que le ayudan a oír han sido dañados.
Cuando hay que enfrentarse a una discapacidad auditiva, no está solo. Una de cada tres personas mayores de 65 años tiene algún tipo de pérdida auditiva.
Cuando tiene problemas para oír lo que se dice a su alrededor, puede sentirse muy aislado. El no poder participar de la conversación y ser incapaz de mantener un debate o reírse de los chistes, puede hacerle sentir excluido y solo.